Press "Enter" to skip to content

El peligro de padecer una persona obsesionada

Hay ciertas personas que tienen dentro de su personalidad lo que se denomina estructuras obsesivas, el problema aparece cuando estos individuos rompen los límites y esta obsesión que los enferma, les hace perder desde el sentido común llegando a  idear terminar con la vida de su víctima.

El inconveniente de estas personas es que su cerebro no descansa y son sus pensamientos rumiantes los que a su vez los agotan y también los hacen entran en estados donde aparece la perdida de la cordura y el principio de realidad, rozan la locura y es aquí donde empieza la peligrosidad para su víctima. También estos pensamientos recurrentes tienden a manejar la vida del obsesivo/a.Los sujetos que experimentan frecuentemente obsesiones tienen la incapacidad de poder interpretar la información de forma adecuada o correcta, ellos siempre la toman como amenazante, sacando conclusiones precipitadas de aquello que perciben o se enteran interpretándolas primero personales, que todo lo que su objeto de obsesión hace dice o piensa es para ellos, debido a que también padecen de egocentrismo, por lo cual pierden mucho tiempo de su vida sobre interpretando y creando situaciones crueles y angustiantes para sus víctimas, son expertos en el salvajismo.

Estas personalidades tienen  visión negativa de su pasado, presente y futuro, debido a que estructural e históricamente han padecido muchas fracasos, siempre han tenido fallas/errores en la infancia o adolescencia que los ha marcado de tal manera que este sentimiento de frustración y de inferioridad se ha aferrado a su personalidad y van desesperadamente buscando culpables de sus malas experiencias.

Por otro lado, suelen padecer alteraciones neuroquímicas asociados a una variación en la re captación de la serotonina neurotransmisor encargado de las emociones.Un gran detector de que el obseso/a peligroso/a ha comenzado a obsesionarse con esa persona objetivo, es cuando pasan una gran cantidad de su tiempo vigilando a su nuevo objetivo de destrucción, controlándola, averiguando que hace a través de personas que quedaron en común, no quiere decir que se ponga justo enfrente de su casa a vigilar, que también podría ser, o de su trabajo o de sus actividades habituales. Pero…en casos extremos de los que hablamos; si lo hacen.

Entran en una especie de “vigilia” por todos los medios que ahora disponemos, como lo son las apps, o las redes sociales. Obviamente que la victima la tiene bloqueada porque ha llegado al hartazgo, pero la habilidad de los  pensamientos obsesivos y manipuladores/as, de estas personas desequilibradas, las llevan a crear cientos de perfiles falsos para poder tener de primera mano, las acciones que hace su víctima, intenta además saber dónde está, con quién está y qué está haciendo en cada momento. En definitiva, se vuelven  auténticos detectives.

En realidad desean tener la  vida de su víctima, debido a su baja autoestima.

Cuando ésta lo detecta ya el accionar del obsesionado ha llegado a romper todos los límites éticos y morales, entonces se canso de las  acciones nefastas y los bloqueo /elimino de todos lados. Y es así que el obsesivo revivencia  ese rechazo estructural primario. Y da comienzo a su ferocidad infinita.

Otra de las problemáticas que tiene el obseso y la víctima, es que estos sujetos cuando empiezan una guerra unilateral, atacan todos los flancos de la persona que deciden  atormentar, no tienen piedad, no la conocen “la simulan”, mienten de manera aberrante, creando historias en donde se muestran victimas de quienes en realidad son sus torturados.¿Cómo salir de estos vínculos patológicos y destructivos?

La única solución para las víctimas de estos depredadores es:

  • Cortar totalmente el vínculo. Contacto cero, ni siquiera dejar que te cuenten lo que está haciendo en tu contra.
  • Todo aquel que juega con un psicópata obsesivo pierde, puesto que son personas con una sofisticadísima capacidad para el mal.
  • No haga caso a las excusas, son todas mentiras.
  • Al conseguir liberarse, es fundamental no volver a tener ningún contacto ya sea físico, por teléfono, Whatsapp, correo o redes sociales.
  • Denunciar lo que estas padeciendo a tus contactos para que estén alertas.
  • Pedir en caso de ser necesario restricción de acercamiento.
- -