Press "Enter" to skip to content

“El Madame Safó”: una novela muestra el mundo de Pichincha en clave de trata

Buchi y Camila Baravalle acaban de lanzar “El Madame Safó”, una novela ambientada en los años en que Pichincha marcaba el pulso de la ciudad portuaria. Rosarinas y hermanas, estudiaron y se perfeccionaron en Los Ángeles, California, y hoy residen en Punta del Este, Uruguay.

Ambas, separadas por tres años, acometieron esta escritura a cuatro manos: el libro descubre los oscuros secretos del lujoso y clásico burdel en pleno corazón de la ciudad casi un siglo atrás, una época marcada por la mafia, la prostitución y la vida al margen de la ley en La Chicago Argentina, como se conocía a Rosario en esa época debido a su próspera actividad portuaria y a su vida paralela al margen de la ley.

Con el florecimiento económico, surgió un negocio que prosperaba gracias a la connivencia de políticos, jueces y agentes de policía: la trata de blancas y la prostitución, ambos controlados por una poderosa mafia conocida como “La Zwi Migdal”.

La novela se centra en María, una joven inmigrante italiana, maestra escolar que, por circunstancias de violencia familiar, es vendida al burdel por su marido, un malevo de poca monta. Allí, durante un año, María se sumerge en el mundo oscuro de la prostitución y conoce cada uno de los recovecos de ese siniestro laberinto emocional.

“El Madame Safó” es una historia atrapante, de traición, prostitución y mafia y reveladora del mundo tenebroso de la trata de mujeres, la pérdida de libertad, la dignidad y la reducción de lo humano a lo mercantil, describen las autoras.

La novela está ambientada en una época y lugar específicos, la Rosario de la década de 1930, cuya atmósfera y cultura las autoras logran capturar con maestría. A continuación, cuentan cómo fue la experiencia creativa.-¿Cómo surgió la inspiración para escribir “El Madame Safó”? ¿Qué las motivó a abordar la temática de un burdel en Rosario en la década del 30?

Camila: Buchi escribía cuentos cuando era adolescente. Uno de ellos fue El Madame Safó. Con los años decidimos juntas aprender guión de cine y así fue como “El Madame Safó” fue nuestro primer guion cinematográfico.

Buchi: Hace unos años cuando Camila regresó de España nuestra idea era contratar un guionista pero luego decidimos que queríamos escribirlo nosotras. Así fue como comenzamos nuestros estudios con el director y productor de cine Pablo Romano. Fue recién este año que “novelamos” el guión. Así nació esta novela. El disparador creativo fue una historia familiar. Nuestro abuelo paterno se vino muy joven desde Mendoza a Rosario a estudiar medicina. Nuestro padre nos contaba que él se pagaba sus estudios tocando el piano en los quilombos de Pichincha.

Camila: Sí, nuestro abuelo era oído absoluto y tocaba el piano como un profesional.

Buchi: A partir de esa anécdota, fue que hace unos años decidimos escribir el guión e investigar a fondo esa época de nuestra ciudad.

-¿Cómo fue el proceso de coescribir la novela? ¿Cuáles fueron los desafíos y las ventajas de trabajar juntas en este proyecto?

Camila: Cuando decidimos adaptar el guión a novela tomamos unas clases de literatura con Daniel Nahum, un escritor y profesor uruguayo. Luego nos encerramos unos días con nuestros perros en una cabaña cerca del mar. Nos metimos en “la cueva del escritor” y novelamos el guión rápidamente. La historia, la estructura narrativa, el diálogo y los personajes ya estaban.

Buchi: Por supuesto que después hubo varias reescrituras. La novela surgió porque le hicimos caso a varios amigos que insistieron en que adaptemos el guión a novela. La ventaja de escribir juntas es que surgen más ideas creativas. Y al ser hermanas y estar formadas en la escritura de guión de cine tenemos un estilo muy similar. Escribimos de manera clara, concisa y muy visual.

Camila: Lo bueno de ser hermanas es que nos peleamos escribiendo, pero después nos vamos a tomar un café y seguimos co-creando historias.-La novela parece explorar temas complejos y sociales. ¿Qué mensaje o reflexión esperan que los lectores obtengan de su obra?

Buchi: Acá hay varias cuestiones. Toda obra literaria o cinematográfica debe entretener y emocionar. Cualquiera sea su género. Si la historia aburre, no sirve. Toda historia transmite un mensaje. Nosotras no queremos dar ningún tipo de juicio moral acerca de la prostitución pero sí exponer las atrocidades que sufren las víctimas de esclavitud sexual.

Camila: Un lector nos hizo un muy interesante comentario. Nos dijo que cuando era muy joven siempre hablaba con sus amigos de forma muy liviana acerca de las prostitutas del Safó. O despectiva si se quiere. Y que luego de leer la novela se quedó pensando en que todo aquello no era color de rosas, como lo veía en su adolescencia. Entonces pienso que el libro sirve para despertar conciencias sobre la explotación sexual. La premisa de la novela es: ¿Hasta dónde llegarías para conseguir tu libertad? Tu cuerpo es tuyo y la amistad te salva.

-¿Qué papel juegan los protagonistas de la novela en la lucha contra la explotación y la trata de blancas? ¿Qué cualidades destacan en ellos?

Buchi: María, nuestra protagonista, nunca se da por vencida en su lucha por la libertad. El juez William Casals lucha incansablemente para derogar la prostitución legalizada en la ciudad.

Camila: Destacaría el carácter fuerte de ambos, ya que no se dieron por vencidos ante el sistema corrupto que imperaba en la época.-Sabemos que piensan llevar la historia al cine. ¿Cuáles son sus planes y esperanzas en relación con esta adaptación cinematográfica?

Buchi: Bueno, nuestro sueño es que alguien produzca la película algún día. Nosotras somos guionistas de cine e invertimos mucho tiempo y dinero en nuestra formación. Estudiamos tres años en Los Ángeles. Haber escrito la novela es una forma de que esta historia llegue a la gente, ya que vender un guión de cine es muy difícil, sobre todo si no trabajás en la industria. Ojalá que algún productor lea “El Madame Safó” y se inspire para hacer la película. ¡El guión ya lo tenemos!

-¿Cómo describirían su estilo de escritura conjunto? ¿Tienen roles específicos en el proceso de escritura, o trabajan de manera más colaborativa?

Camila: Nuestro estilo es ante todo muy visual, ya que estamos formadas para escribir así. La lectura de la novela es ágil y rápida. Buchi escribe más que yo, ya que ella es quien siempre escribe lo que se dice en cine “el primer borrador”. Luego la fuimos reescribiendo juntas. A mí me salen mejor las escenas de amor y a Buchi las de acción. Las ideas surgen en cualquier momento, sobre todo cuando paseamos a nuestros perros y vamos comentando las escenas a escribir. Mientras escribimos nos vamos intercambiando la computadora, y cuando una se cansa se la pasa a la otra.

-¿Cómo han sido las reacciones iniciales de los lectores ante “El Madame Safó”? ¿Han recibido algún comentario o experiencia destacable que les gustaría compartir?

Buchi: Las personas nos dicen que una vez que agarraron el libro ya no podían parar de leerlo. Eso es debido a que tiene un ritmo dinámico que tiene un guión de cine.

Camila: La novela tiene la estructura de un guion clásico de Hollywood. Por eso va muy rápido.

-¿Qué estrategias de promoción están utilizando para dar a conocer su libro? ¿Tienen eventos o actividades planeadas para interactuar con los lectores?

Buchi: El 29 de noviembre a las 19 horas presentamos la novela en el bar El Cairo. Está en venta en las plataformas Amazon y Mercado Libre. También en las librerías Yenny Ateneo de todo el país. Además tenemos nuestra página web: buchibaravalle.com donde nos pueden escribir y leer más sobre nosotras.

- -