Press "Enter" to skip to content

Juan Chiavassa: el baterista argentino que ya toca con los más grandes del jazz y el rock y que sobresale por su versatilidad

“Siempre digo que la música es una pequeña gota en el océano de la vida. Hace mucho tiempo me dijeron que tu trompeta, o cualquier instrumento que toques, es un medio para estar en el mundo”.

Wayne Shorter

***

Juan Chiavassa es un baterista de Venado Tuerto, Santa Fe ( Argentina) radicado en NYC.

Fue becado para estudiar en Berklee College of Music y de allí obtuvo su degree en instrumentos.

Su incansable curiosidad y profesionalismo lo llevaron a tocar muy distintos tipos de música y eso generó ser convocado por grandes músicos como Mike Stern, Paquito D’ Rivera y George Garzone.

Juan es un alma noble y sensible que se caracteriza por tocar desde el corazón, dando lo mejor de él en cada presentación. Tanto músicos como productores y críticos  le auguran un futuro sin parangón.

Ph Eugenio Chiavassa

–Hola Juan ¿Cómo estas?

–Bien, bien , ¡qué bueno que pudimos encontrar el momento para hablar!

–Sí, tal cual

–¿Vos estás en Argentina ahora?

–Sí

–Yo estoy en NYC. Fue un placer conocerlo a Scott el otro día (se refiere a Scott H. Thompson, el publicista de jazz).

–Sí, le respondo, es una muy buena persona y profesional.  Quedó impactado cuando te escuchó tocar- te lo digo de corazón y profesionalmente también-. Scott es una persona que ha escuchado a muchos músicos entonces, cuando alguien te sorprende, es ¡Guau! Estaba exaltado.

–Muy buena onda, me envió un email en el que me elogió y  me nombraba gente y me decía “tocaste con este, con el otro, ¡con Mike Stern!” y hasta me comparó con Dennis Chambers y a uno lo llena de orgullo y es un honor cuando alguien del palo te compara con esos grandes. Quiere decir que estoy haciendo las cosas bien y sé que es un proceso  ya que uno siempre esta aprendiendo y es genial que te incentive alguien que está en el tema. Es una gran satisfacción.

***

La entrevista comenzó sin darme cuenta; un “Hola, ¿qué tal? y me encontré dialogando con Juan , sin armaduras oxidadas, a corazón y cielo abiertos.

–¿Dónde naciste?

–Soy de Venado Tuerto, Santa Fe. Es un lugar muy lindo porque conserva ese sabor del pueblo chico, nos conocemos todos.

–¿Tenés amigos de Santa Fe?

–Sí, un montón. Estoy por ir.  Tiene la particularidad que llego y me empiezan a nombrar músicos ya que salieron muchos artistas conocidos de allí como : J Morelli, ícono de la música argentina que tocó con todos en los 70 y los 80: Luis Alberto Spinetta, Fito Páez, Pappo,. Marcó el rock argentino. También Quintino Cinalli , Leo Genovese -es mi mentor y vive acá-, es pianista y  arreglador de Calle 13 y pianista de Esperanza Spalding Group. En Venado saben de música, te mencionan a Wayne Shorter- un genio-.

–¡Es tremenda Santa fe! ¡Mucho talento!

–Siempre me preguntan Hay algo en el agua?  Y yo digo: “Sí, está re contaminada”, me comenta con un gran sentido del humor.  Y sigue…Aparte es algo que se va gestando de generación en generación y hay chicos que se inspiran conmigo, me piden que los ayude  , una camada que te precede y se hace como una bola de nieve.

–¡Un semillero!

Yo creo que es la bohemia, el no tener mucho para hacer y entonces la gente escucha música, lee, hace arte, va a los bares. Puede ser la razón.

–Vos estudiaste en Berklee College of Music ¿cierto?

–Empecé en 2013 y terminé en 2016. Fui con 21 años, lo intenté a los 18 pero no me fue tan bien pero son esas decepciones que, al final de la historia, terminan siendo positivas. Gracias a eso hice un paso intermedio que fue irme a Buenos Aires a estudiar música en la escuela de música contemporánea; hice la carrera de instrumentos, que dura dos años y medio,  y volví a audicionar y ahí me becaron para ir a Berklee. Por eso pude ir.

–¿Fuiste a la mejor?

–Sí, es lo más.

–Yo siempre quise estudiar ahí, mis padres me apoyaron mucho para que lo hiciera y estuve de 2013 a 2016 y fue una experiencia increíble no sólo desde el conocimiento sino desde lo humano por toda la gente  que conocí .

 –¿De qué te recibiste?

–Tiene como 20/ 25 carreras, desde instrumentos hasta composición de jazz , scoring, music bussiness, muchas con salida laboral como music bussiness and scoring . Cuando hacés la carrera de instrumento , el degree está bueno pero la realidad es que ningún  papel te va a avalar  la musicalidad.

–Es como un C.V.; puede decir muchas cosas pero  después hay que comprobarlo.

–Exacto.  Yo hice esa carrera y un poco de composición.

–¿Vos cantás o es un dato erróneo?

–No. ¡Bah! Hice un disco el año pasado-en pandemia-, mi primer disco propio . Lo realicé en casa y convoqué a algunos amigos que tuvieron unas guests appearences y en ese disco canté en dos temas , le metí un montón de efecto y fue una gran experiencia.

–¡Genial! ¡Está buenísimo! ¿Tocas el bajo también?

–Sí, en casa y compongo temas

–¡Sos un lanzado!

***

Escucho su carcajada melódica, todo en Juan es música, es acorde, dulce compañía

***

–Sí, sí, me gusta song writing, escribir canciones . Me encanta el jazz y la música improvisada y el ruido. Me cautivan las canciones . Yo crecí escuchando a los Beatles, a bandas del rock nacional ; el jazz vino más tarde.

–¿Cómo describís tu música?

–Si bien es jazzera también es mucho canción. Estuve escribiendo letras que me encanta porque lo hago desde un lado mas poético , “ le busco el sonido a las palabras” no digo voy a contar la historia de … “escribo una música y quiero que las letras entren melódicamente”. ¡Me encanta!

Es como cuando yo escribo. Sin intencionalidad.

–¿A qué se dedican tus padres?

–Vengo de una familia cero musical

–Por eso te pregunto

–Cero música pero muy cultural. Mi papá, que falleció el año pasado por Covid

–“Lo siento mucho”, interrumpo.

–Gracias, él era ingeniero agrónomo ; mi mamá, paisajista así que los dos muy conectados con la naturaleza . Ambos muy leídos, mi padre me compró. los mejores discos de jazz que conozco

***

Lo escucho hablar de su padre y me es imposible despegarme de la emoción que me evoca

***

–Papá escuchaba mucha música, me motivaba; vivía enviándome artículos de diarios y películas . Mucha cultura en mi casa. En los 90 tenían un café literario en Venado Tuerto donde se jugaba ajedrez, un lugar totalmente bohemio. Yo crecí ahí ¿Entendés? En ese ambiente del arte y, si bien mis viejos no vienen de la música, en ese lugar se tocaba música, se pasaban datos de eventos culturales, se leía.

Ph Ricardo Fernández

–¿Te acoradás el nombre?

–Babel

–¿Llegaste a tocar allí?

–No, se vendió. Yo tenía 12 años y desde los 3 a los 12 estuve empapado de ese ambiente. Mis amigos eran los hijos de los otros dueños.  Y con esos chicos que yo jugaba a los 8 años dijimos “Vamos a hacer música” y por eso soy músico. ( Sonríe y esboza: “A los 8 años”)

–Tu primer CD fue Piscis. Pensé en el nombre – la obviedad del signo del zodíaco pero ¿Por qué el nombre?

–Soy Piscis sí. Es por una foto que sacó mi hermano que es artista. Salimos artistas , él es fotógrafo y hace cine y tomó una fotografía de un pescado para arriba mirando a la cámara . Nunca había visto una foto así y dije: “!Es increíble, quiero hacer un disco con esta tapa! Esto fue en 2014.

–Más allá del nombre, ¿Creés en los signos del zodíaco?

–Tengo un lado místico , no soy ni muy religioso ni del otro extremo pero tengo un lado espiritual. Creo en la fuerza gravitacional que hay en el universo; está lleno de astros y existe un magnetismo y todo se transmite por medio de vibraciones así que …

–Crees en la energía

–Sí y mi pensar es casi tan místico como científico

–Supones la existencia de  algo superior

–Definitivamente. Por medio de la música me acerqué al Budismo y leí un montón. Hice meditación, mi mamá me guía mucho porque ella  es profesora de yoga . Me gusta pero no sigo una metodología ni me meto a full.

–¿Leés?

–Me encanta leer pero a veces me cuesta encontrar el tiempo. Leer es lo que más me inspira. Me abre la cabeza y me pongo  a escribir música y cuando estoy triste la lectura me despeja el corazón. Mu gusta mucho Juan Forn ( que falleció este año)- mi padre leía Página 12 y Forn escribía las columnas de las tapas y entonces comencé a comprar sus libros y me llegaba mucho porque escribía sobre artistas . También me copan las biografías de artistas , me inspiran mucho . Leí  “Sapiens”, de Yuval Noah Harari- en Argentina se llama De Animales a Dioses. Muy bueno,  me explotó la cabeza.

–Nombraste la tristeza, ¿Qué te pone triste?

–La tristeza existencial

–Eso nos pasa a todos

–Tal cual, yo soy muy sensible entonces cada tanto me cuelgo con eso bastante; ni hablar de la pérdida de mi viejo el año pasado . Yo era muy cercano a mi viejo, muy muy y, de repente, vino esta enfermedad y para mí fue como un accidente. De una día para el otro , no estaba más.

–¿Estaba en Argentina?

–Sí

–Tenía algunos problemas cardíacos pre existentes pero estaba bien . Se le complicó . Me tocó lidiar con eso y lo estoy asimilando todavía.

–¿Qué te llena el alma, te pone contento?

–La música, obviamente; cuando algún día estoy apesadumbrado o medio malhumorado, toco y, ni bien comienzo, ya se me pasó todo. Es más, cuando termino estoy de buen humor, sociable. Es como una terapia. La música me llena el alma, literal. Los amigos también.  Los amigos abarcan eso: el asado, el fútbol , venir a casa. Por suerte tengo un grupo de gente increíble acá, la mayoría argentinos, y me siento como en casa. Una vez a la semana nos juntamos a comer un asadito , vemos algún partido. Vivo acá pero me siento como si estuviera en Buenos Aires.

–Qué bueno porque no es fácil en NYC , digo, no existe esta cosa de paso por un coffee

–Lo loco es que cuando vivía en Argentina miraba a USA, al jazz, todo lo que tenían y, cuando me vine a vivir a NYC, me agarró la nostalgia de todo eso que había dejado, las tradiciones . Lo necesitaba y logré el equilibrio.

–Tocaste con Mike Stern. ¿Con qué otros y que se siente tocar con músicos tan grosos?

–¡Es increíble! Tengo la suerte de poder tocar con Mike. Es un privilegio porque pensá que el tipo aprendió de Miles Davis y yo estoy tocando con él. ¿Entendés? Y Miles Davis (el Maradona de la música) aprendió de Charlie Parker. Entonces, ya está.

Ph Fabrizio Sodani

–Claro. Comparativamente estarías cercano a los mentores del jazz.

–Si, estoy a tres separaciones del primer jazz. Estoy ahí, aprendiendo de eso. Es una responsabilidad también. No me pongo nervioso pero cada vez que voy a tocar con Mike, sé quien es y lo que significa.  Y lo doy todo.

También he tenido la suerte de tocar con Paquito D’ Rivera con quien tengo muy buena onda.

Me pasa que todo se me va dando circularmente en la vida.  Mike Stern y Paquito son dos artistas que a mi padre le gustaban mucho.

Mi primer viaje e a USA yo tenía 18 años y quería ver shows  y Mike y Paquito fueron los dos primeros a los que fui a escuchar. Recuerdo que me compré un disco , me lo autografió y se lo regalé a mi padre cuando volví. Y le conté a papá: «Lo vi a Paquito, fue increíble”. Y papá, asombrado.

Hoy, 12 años después, estoy tocando con ellos; ambos tiene 70 al igual que George Garzone- con quien también toco – muy conocido , es el padrino del saxo. Pienso : “Qué copado , estos tipos tocan hace 40 años, ya tienen su círculo de gente y me eligen a mí”. ¡Qué honor! ¿No? Lo digo porque es difícil que abran su círculo de músicos para alguien nuevo.  Me valoran como músico y después terminás en una relación personal: te llaman por teléfono .

–Eso quería preguntarte. ¿Se establecen vínculos?

–Con Mike soy de ir mucho a la casa a tocar.  Estaba empezando a tocar con él en vivo cuando pasó lo de mi padre . Es un músico muy presente;  Garzone es como un padrino para mí. Nos queremos mucho. Con Paquito también. Es algo que quiero remarcar: “ Toda gente muy buena”.  Es muy importante el factor humano en la música.

Por mejor que toques, si no tenés feeling o sos realmente mala persona o tus intenciones no son buenas , no podés relacionarte socialmente y eso influye. Nadie quiere tocar con alguien con quien se lleva mal.

–La vibra se siente

–Estoy de acuerdo.

–Tocás con gente joven también

–Con Leo Genovese toco bastante ; lo considero uno de los mejores pianistas del mundo. Dayramir, no es tan conocido pero le está yendo muy bien. La gente aprecia mucho su música, su energía.

Ahora me estoy por ir de gira con un trío “House of Waters” que es música étnica, con instrumentos raros como el Hammered Dulcimer que se traduce como Salterio- es un Instrumento musical de cuerdas que se amarran sobre una superficie trapezoidal y que se toca golpeando las cuerdas- Nos vamos a Europa; ellos hace 10 años que están en la movida , en NYC son conocidos.

–Otro nombre de un CD que me llamó al atención fue «Close but Far»

–Era el nombre de una de las composiciones que escribió uno de mis amigos italianos de Tano Trio que lo grabamos con Leo Genovese. En ese entonces, en la banda teníamos dos italianos y dos argentinos con descendencia italiana y uno de los temas, que lo había escrito el saxofonista, se llamaba así y nos gustó porque era esa cosa de Argentina- Italia, no sé, cerca pero lejos.

–¿Creés que en algún momento va a haber paz en el mundo?

***

Se toma su tiempo…

***

–Es un poco la condición humana y no sé si nos vamos a poder librar de ella. Este libro que te comenté “ Sapiens” habla mucho de eso. Me abrió la mente. Relata hacia a donde vamos que coincide con lo que yo veo, que es hacia una unificación ya desde la globalización . Hoy en día se ve en los chiquitos. Los hijos de mis amigos de 3/ 4 años hablan 4 idiomas.  El padre es ruso, la madre italiana, los abuelos americanos. En algunos años no sé si va a haber rangos tan definidos, no se ni siquiera si va a haber género.

–¿Y con respecto a la espiritualidad? Yo siento una apertura genuina

–Nuestros abuelos era todos súper católicos  y hoy un pibe de 17 no se define tan extremo, está todo muy mezclado. No es lo mismo que hace 30 años. Va a haber cosas buenas y malas pero se nota que se está gestando una espiritualidad nueva.

–¿Qué pensás de la desigualdad socio-económica? Un pibe que no tiene que comer y una mujer que se compra la última cartera de x? No es que esté mal sino que existe.

–Bueno, el otro día en la radio escuché que si los 5 millonarios más grandes del mundo donaran 0.3  por ciento de su riqueza se acabaría el hambre. Uno de los oyentes le habló a Elon Musk y él le dijo que le daba 6 billones si le brindaba la respuesta al fin de la pobreza. Digo,  como que decía que no era solamente dinero.

Yo creo que sí.

Yo también.

–¿La música calma a las bestias?

–Si , mucho, mucho. Eso que yo te decía que cuando estoy medio neurótico , toco y me calmo. A muchos les pasa lo mismo. Totalmente, la música sana. Es una terapia tocar o escuchar música. No se puede vivir sin música. Es algo básico.

–Es sanadora

–Absolutamente, la música sana muchísimo. Lo he comprobado miles de veces. Por ejemplo, una película. La música y una peli tienen una injerencia directa en la gente, llegan a su corazón.

–Vi el video Baby Steps. ¡Me súper gusto!

–Lo produjo Nacho González. Es un productor y compositor que conocí en Boston; es uruguayo y trabajé copiosamente con él. Es un tipo proactivo , trabajaba en Univisión, siempre en proyectos grandes y convoca a músico grosos.

Es un video bellísimo y la música acompaña perfecto.

–¿Cambiaste de Venado Tuerto a NYC? Digo, ¿Juan cambió o sos el mismo?

–Soy el mismo Juan y cambié para mejor. Aprendí un montón de cosas en estos años;  trabajé con gente muy profesional  . En esencia soy el mismo, valoro más volver a Venado, pasar un mes. Me cuesta ir poco tiempo, me gusta ir y quedarme, meterme en el personaje de que vivo en el pueblo.

–¿Te gusta viajar?

–No soy de planificar viajes, aprovecho que soy músico y voy de gira. Es lo mismo que si me preguntaras si me gusta salir. Yo si no toco, me quedo en mi casa. No me gusta mucho el turismo, me cuesta planificar un viaje tipo ‘voy porque quiero conocer tal país’.

Si estoy en NYC y quiero irme de vacaciones me voy a Argentina. Es el primer lugar que elijo.

–Me das la sensación de un buen tipo y muy sensible, sencillo

–Sí

–Tranquilo también. ¿Te enojás?

–A veces estoy medio malhumorado. Soy muy empático  por eso puedo tocar tantos estilos diferentes y eso se refleja en mi música también.

–Si no fueras batería ¿Qué instrumento eligirías?

–Me encanta el piano, lo podría tocar bien. Creo que sería pianista.

–Tocaste con Pablo Ziegler. ¿Cierto?

–Así es. Otro ídolo, un tipo del que aprendí un montón. Fue en Berklee. Como yo era argentino me llamaron para tocar con él. Hay algunos videos muy lindos con una orquesta espectacular. Una experiencia maravillosa. Después siempre quedamos en que íbamos a tocar y no lo hicimos. Es que el tango y la batería no es tan común. Y si bien siempre se intenta mezclarlo con el jazz no es lo que más garpa. De todas maneras tenemos muy buen relación.

–¿Tocaste con un rapero también?

–Toqué con los raperos más famosos del mundo que son portorriqueños Residente y Calle 13 y con Bad Bunny . Fue una vez, uno de mis mejores amigos- Leo Genovese, de Venado- hace varios años es el director de la banda musical Residente de René Pérez y yo soy amigo también, tenemos buena onda. En 2019 tenía que presentar un tema en el show de Jimmy Fallon.

–¿Y?

–Me llamó un día el percusionista , Daniel Díaz- íntimo amigo mío-, mano derecha de René, el cantante, y me dice; “ Tenemos un show en Jimmy Fallon y necesito otro percusionista para armar algo nuevo para esa presentación” (Ellos tienen una banda pero yo no soy parte). Y se dio.

¡Fantástico!

***

Lo veo entusiasmado, cómodo y no me equivoco. Continúa contando, relatando…

***

Para mí, la música son tres cosas: talento/skill , sensibilidad humana y los contactos. Van las tres cosas de la mano.

–Retomando que te corté con los de los raperos…

–Y bueno un día suena el teléfono – por eso de los contactos- y me invitan a tocar con Residente y Bad Bunny, ¡Lo más!

–¿Tenés el video?

–Sí, después te lo mando

¡Dale!

–Juan, ¡has hecho de todo!

–Muchos estilos; hace poco, por medio de Leo, estuve grabando unos demos para Omar Rodríguez López, un guitarrista mitad portorriqueño, mitad norteamericano que tenía una banda de rock en los 90 muy conocida- The Mars Volta-y tocar con él fue otra cosita que taché de mi lista de deseos.

***

En voz alta, sin darse cuenta, expresa su sentir

***

Los músicos que tocan desde el corazón van a sonar siempre como su personalidad.

***

Inspiro, me dejo llevar

***

–Me emocionás, te creo todo. Se trasluce eso que decís, el dar desde el amor.

–Exacto, y me pasa lo que vos decís con la gente porque no hay tantos músicos que puedan interpretar esta diversidad de estilos . Es lo que me hace un poco único dentro de la música. Todos somos únicos pero, digo, me caracteriza eso de poder tocar música cubana, rock o con este otro que toca tango y el otro jazz clásico y este jazz latino o música improvisada.  No me encasillo

–Es genial, y ser curioso es un plus.

–Escuché muchas veces y creo que se relaciona con la literatura, que la mejor manera de escribir es leer- decime si no es así-.

–Totalmente. La lectura es anterior a la escritura, además.

–En música es igual, para tocar hay que escuchar.

Buen paralelismo, al leer y escuchar se te disparan cosas; es una retroalimentación.

–¿Qué lugar ocupa el amor en tu vida? No necesariamente una pareja.

–En este momento poco porque estoy con la música. Me encantaría tener un perro pero no puedo cuidarlo. Me lleno de amor los dos meses que voy a Argentina y veo a mi familia. El amor es un lugar que ocupan mis amistades de acá y con mi pareja que , la verdad, cortamos hace un mes. Estuvimos dos años , duró toda la pandemia ya que se armó un poco con la pandemia y yo no tenía mucho espacio mental – sí en mi corazón y aún la quiero un montón – pero necesitaba  estar solo, estaba con el duelo de mi padre, muy compenetrado con la música  y no podía comprometerme en algo serio.

–Perdón pero , con mucho respeto te lo digo: la pandemia nos ha destruido a todos a algún nivel y más la parte emocional. Mucho encierro, malhumor, miedos, muertes. Es difícil sostener una relación en un momento tan difícil.

–Si es parar un poco. Y sí, cuidarse, cuidar al otro. Hacer un alto y después se ve.

–Una amiga que vive en Canadá dice: “Dulce de leche, papa fritas y gaseosa, todo junto hace mal”.

–A mí que me gusta el dulce de leche, si lo como todos los días, me empalaga.

***

Suelto una carcajada al mismo tiempo que intento decir “tal cual”

***

Nos acompañamos muy buen durante la pandemia pero ahora que terminó estoy en otra vida, muy activo con la música.

–¿Un deseo, Juan?

–Todo lo pienso en relación a mi viejo. Fue una cosa muy loca lo de mi viejo porque se fue justo en el momento en el cual yo florecía a nivel musical y él ya sabía y también le había dado la noticia de que iba a tocar con Mike en Blue Note.   Se fue sabiendo que yo iba a estar bien, como si se hubiera elevado y listo;  ya sabía que yo tenía las llaves del reino. Fue una transición muy loca . Pienso mucho en él y es como si tuviera un ángel que me acompaña y me inspira.

–A veces pasan estas cosas locas . Me gustaría decirte algo ¿Puedo?

–Por favor

–De corazón y no tiene porque salir en la nota : “ Deberías estar en paz; sentí que te pasa que necesitabas darle más a tu papá. Creo que tu padre se fue orgulloso. Tené paz en eso. Ya te vio, ya te reconoció. Es suficiente. Tranqui. Me emociona mucho tu amor hacia tu padre. Aflojá, ya diste un montón.

–Gracias. Gracias.

–¿Algún comentario final?

–Muy linda la entrevista, me sentí súper bien.  Estoy en un momento de mi vida re lindo, vivo en un departamento en Brooklyn muy bello, van a venir cosas maravillosas, toco todas las noches, soy totalmente independiente, trabajo con artistas que siempre admiré. ¡Ya está!

–Es muchísimo. Vivís de lo que te gusta. ¡Es alucinante!

–Sí, es alucinante

***

Íbamos a hacer el choque de puños y nos abrazamos.

Camino hacia la puerta, la abro y una brisa acompaña sus ultimas palabras…

***

Quedamos en contacto. Cuando vaya a Argentina o Uruguay nos juntamos y nos conocemos y venís a verme tocar.

Me encantaría.

***

Cierro la puerta como se hace con un libro que uno no quiere que termine.

Cuando conozco gente con un corazón enorme y un talento que acompaña, amo lo que hago que es contar historias; escuchar su música y letra y hacer la mejor canción.

***

Esta canción fue para Juan Chiavassa, un groso del arte y de la vida.


María Verónica Cabeza / Copyright2021 / IG @mariacabezawriter

 

 

Be First to Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

- -